Israel secuestra a Brasil | Blog | teleSUR
31 diciembre 2018
Israel secuestra a Brasil

En el marco de los censos e investigaciones, la región nordeste de Brasil representa un desafío para políticas públicas de enfrentamiento de la desigualdad, en muy agravada por ser área de sequía. En lo que se refiere a
las causas, se puede enumerar el relieve con depresiones entre mesetas que desfavorece la circulación húmeda y de poca fuerza. Corrobora esta situación las latitudes ecuatoriales que permiten mayor incidencia de los rayos solares y, al contrario de la Amazonia, ausencia de grande ríos y como resultado la evaporación y por consiguiente la precipitación.

En verdad, si toda esta coyuntura sirvió para aclarar una crisis en el suministro de agua, es en el campo político que se presenta un engranaje sosteniendo a una recurrente historia de dominación. Las élites regionales, sucesoras del sistema de esclavitud de la época colonial, se valieron de la "industria de la sequía" para elegir gobiernos liberales anti-nacionales que profundizaron la desigualdad. Este paradigma busca mantener la ausencia del Estado y su obligación de ofrecer condiciones de vida a la población, por otro lado conceder "favores personales" sosteniendo una relación de dependencia de la población con el poder económico local.

Abriendo el camino hacia políticas inclusivas y transformadoras, los gobiernos progresistas de Lula da Silva y Dilma Rousseff se valieron de la tecnología como objetivo de cambiar este modelo de sociedad arcaica. La
mayor obra se remite a una idea del tiempo del imperio (1822-1899), la transposición de las aguas del río San Francisco a otras áreas de la región. Con el objetivo de producir un cambio en la relación de trabajo dando acceso al insumo principal al pequeño productor, que antes era el privilegio de los grandes terratenientes. En este mote, el ejército cumplió un importante papel a través de los batallones de ingeniería que inició Lula y, en su mayor parte por, lo finalizó Roussef, además de cavar huecos que llevaban agua en camiones para poblados castigados por la sequía.

Israel secuestra a Brasil

Siguieron nuevas universidades, escuelas profesionalizantes, cisternas de reserva, proyectos de renta mínima para todos, indiferentes de posiciones políticas. La región llegó a crecer con una tasa del 7% al año y los
estudiantes lograron éxitos de alcanzar las mejores notas de evaluación del país.

El nuevo gobierno de extrema derecha, por sesgo ideológico declaró en estos días que va pactuar con el país sionista la compra de tecnología para desalar el agua, preso a nuevas alianzas geopolíticas para llegar al poder (EEUU, Israel). Busca fuera del país una tecnología que Brasil ya posee y aplica desde 2004 a través de EMBRAPA, una empresa pública.

El Programa Agua Doce (PAD), implantado por el Ministerio de Medio Ambiente, busca soluciones con costos más bajos a través de Cisternas que captan y guardan para comunidades más humildes que sufren con la sequía. La conjunción de sistemas con obras finales de la transposición ya circulan en canales de 20 metros de ancho, y la desalinización nacional suaviza en mucho la demanda por agua.

Esta muy lejos de la racionalidad pensar que la tecnología de Israel de sacar agua del mar supere la realidad de explorar el agua salada de una inmensa cadena de ríos subterráneos. En Israel difícilmente llueve, en el
noreste hay un período de lluvia. La región brasileña tiene 1558000 KM2 con una población de 56,6 millones de personas (2015), mientras que el país de Oriente Medio 22072 KM2 con apenas 8,86 millones (2018). Una escala desigual, para abandonar una realidad y abrazar un proyecto extranjero sólo para cumplir compromisos. El subsuelo nordestino tiene agua suficiente, basta perforar. El país no necesita pagar millones en reserva cambiaria sólo por afinidad ideológica con la extrema derecha.

El presidente electo hace acentos a los sionistas desde la campaña, cuando empuñaba la bandera de Israel en actos por el país. Afirmó que va a cambiar la embajada del país de Tel Aviv a Jerusalén y su nuevo canciller indica que debe pasar a votar con Israel en organismos internacionales. Al alinearse unilateralmente a EEUU e Israel, Brasil rompe con su historia de respetar a los pueblos árabes y defender la existencia de dos Estados,
Palestina e Israel, para no ganar nada, y con posibilidad de perder 15.000 millones de dólares en compras de la Liga Árabe .

En su visita a Brasil para participar en la posesión, el primer ministro Benjamín Netanyahu declaró que "Israel es la tierra prometida y Brasil es una tierra de la promesa del futuro", mientras escuchó del presidente sudamericano que " Brasil no será sólo un socio, sino un hermano del Estado de Israel ". El Cónsul Dori Goren dejó claro sus pretensiones en "cambio de la embajada, aumento de las relaciones comerciales, privatizaciones de las empresas brasileñas y que Brasil influencie a otros países a seguir sus pasos hacia Israel". Netanyahu, que es responsabilizado por la muerte de 2300 palestinos en una operación en Gaza en 2014, en su mayoría niños y ancianos, todavía sufre procesos en su propio país por corrupción. El sionista es el invitado ideal para retratar esta posesión.

Netanyahu atropelló mandatario sudamericano al declarar la promesa del presidente brasileño de cambiar la embajada, "no es cuestión de si ahora es cuestión de cuándo".El continental Brasil parece aferrarse a Israel, anula el proyecto nación para seguir la cartilla de los financistas estadounidenses y sionistas. En este orden de ideas abre mercado interno las empresas de estos países, entrega las reservas de petróleo del pre-sal
para compañías del norte, desvaloriza su vasto parque industrial y compra tecnologías que ya posee o podría desarrollar internamente. Negando el calentamiento global, señala salir del acuerdo mundial del clima con
entrega de la Amazonia. Pasa a comprar Israel armas que probablemente usará contra su población o vecinos, como fueran palestinos en la mira de los sionistas.

Y en algún momento cercano a asesinar la paz, la alineación total con Israel puede permitir que éste le convenga ser el elegido para comandar América del Sur y finalmente tratar a los pueblos latinos como una casta menor. Al final, en la visión de aquellos que se titulan como "el pueblo escogido por Dios", cabe un enorme poder! Una historia macabra que puede llevar a la ocupación, apartheid, colonialismo, racismo y limpieza étnica, sirviendo a los objetivos del imperialismo. Hechos que no necesitamos revivir, mucho menos con la posibilidad de que Brasil pase a cumplir órdenes.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección



Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.