Guatemala, agresión continuada contra corresponsales de TeleSUR | Blog | teleSUR
6 mayo 2019
Guatemala, agresión continuada contra corresponsales de TeleSUR

El actual gobierno de Guatemala, Jimmy Morales, integrante del llamado Grupo de Lima, es uno de los gobiernos leales a los perversos intereses de la geopolítica norteamericana. Expulsó a la Embajadora de Venezuela, y promueve el golpe militar norteamericano en ese país suramericano.

Guatemala, agresión continuada contra corresponsales de TeleSUR

La lealtad del gobierno de Guatemala con los inmorales intereses norteamericanos también se expresa en la indiferencia/complicidad de este gobierno con las permanentes agresiones impunes que sufren corresponsales de TeleSUR en Guatemala, medio televisivo venezolano con cobertura mundial.

En agosto de 2018, en el Municipio de Cahabón, Alta Verapaz, la periodista Rolanda de Jesús García, corresponsal de TeleSUR, fue agredida y retenida contra su voluntad por trabajadores de la empresa que construye la Hidroeléctrica Oxec en el río Cahabón, mientras Ella y sus acompañantes reportaban la tala de árboles del lugar[1].

Dicha agresión fue públicamente denunciada, a nivel  nacional e internacional, identificando a los malhechores, pero los resultados de la investigación se desconocen.

En abril del presente año, el periodista Santiago Botón, corresponsal de TeleSUR, a escasos metros de la Casa Presidencial, en la ciudad de Guatemala, sufrió un robo agravado de su equipo y material de comunicación, en un parqueo público administrado y vigilado por el gobierno municipal. Al igual que el anterior suceso, este caso también quedó en la impunidad.

En meses anteriores, Santiago Botón, fue requerido por un Juez del Municipio de Ixcán, Quiché, a denuncia del Alcalde municipal, por haber difundido sobre la convulsión social de vecinos en contra de dicha autoridad.

El 6 de mayo del presente año, siempre en el Municipio de Ixcán, Quiché, un grupo de malhechores golpeó físicamente a Santiago Botón, e intentó  arrebatarle su cámara de video, mientras cubría la acciones de protesta de vecinos a favor de la venta libre de bebidas alcohólicas en el lugar.[2]

El corresponsal de TeleSUR transmitió en vivo dicha agresión física, publicó el listado con nombres y apellidos de los agresores, pero las autoridades públicas no detuvieron a ninguno de los agresores. Mucho menos protegieron al corresponsal internacional.

En 2017, según Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), fueron asesinados 11 periodistas en el país.[3] En 2018, se reportaron 6 asesinatos de periodistas, según Agencia EFE.[4] Pero, muy a pesar de estos trágicos antecedentes inmediatos, en Guatemala el Estado no presta ninguna garantía a cuantos arriesgan su vida ejerciendo la peligrosa misión de la información imparcial

Más por el contrario, el Estado de Guatemala, en complicidad con el gobierno norteamericano, con la impunidad de los delitos contra periodistas, promueve y estimula la agresión y asesinatos selectivos de periodistas que investigan e informan sobre las verdades que incomodan o desvelan a los grupos fácticos del poder económico, político y militar del país.

Guatemala, al igual que sus vecinos de la región Triángulo de la Muerte, debe recapacitar y reconocer que su persistente condición de “país empobrecido y humillado” es fruto del sistemático silenciamiento físico de sus profetas comunicadores. Voces que podrían haberle prevenido del descalabro nacional actual si les hubiesen dejado con vida.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nómada quechua. Hijo de la Pachamama. Activista y defensor reflexivo de los derechos humanos y de la Madre Tierra. Abogado, teólogo y antropólogo de formación en la ciencia occidental.
Más artículos de este bloguero




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.