Cuánta falta nos hacías, teleSUR

El comandante de las FARC-EP, Jesús Santrich, escribe en su libro “De Beethoven a Marulanda” (Editorial Marxista, 2013) que los medios de comunicación son, hoy en día, bunkers de guerra, ya no sólo relatores de la aparente realidad, sino plataformas bélicas de carácter estratégico en las campañas del capitalismo contra los pueblos.

Cuánta falta nos hacías, teleSUR

Frente a esta amenaza se hace evidente una respuesta. El presidente Hugo Chávez lo comprendió enseguida. El golpe de Estado del año 2002 contra el Gobierno Bolivariano evidenció como nada la participación activa de los medios de comunicación en la promoción, manipulación y protección de acciones criminales tendientes, tanto a la liquidación del Estado socialista como al asesinato de civiles que se opusieran a los planes de la reacción capitalista.

No se olvida cómo ciertos canales de televisión como Globovisión hacían pasar el tiroteo del Puente Llaguno como una acción perpetrada por chavistas contra manifestantes “anti Chávez” que supuestamente yacían en la calle; cuando en realidad, las personas captadas por las cámaras se defendían de francotiradores desconocidos y unidades policíacas golpistas que atentaban desde diversos puntos de la Avenida Urdaneta contra los civiles que defendían la Revolución. En la avenida no había nadie, salvo militares armados realizando un golpe de Estado. Eso se supo después gracias a documentales independientes y el trabajo de periodistas contra el terrorismo mediático.

Del mismo modo, la resistencia del pueblo venezolano y la lealtad de las milicias bolivarianas, lograron vencer el ataque. Y tres años después nace teleSUR. Era necesario. Era urgente una respuesta a las embestidas emprendidas desde los bunkers mediáticos en Estados Unidos y sus aliados en Latinoamérica contra Venezuela y otros países del sur. Un esfuerzo sostenible pues, pese a ser vencida en el combate revolucionario del 2002, la burguesía venezolana apoyada por el capitalismo extranjero, no cesó ni ha cesado en su intento por desestabilizar el proceso bolivariano.

Las arremetidas de la reacción mediática son permanentes. Lo describe Louis Althusser en su ensayo sobre los aparatos ideológicos del Estado burgués. A la superestructura capitalista no le basta salvaguardar la explotación mediante sus aparatos represivos; requiere el impulso de frentes ideológicos que subyuguen culturalmente a la clase trabajadora y diluyan su carácter revolucionario. Para ello echan mano de los medios de comunicación. Dedicados a la alienación de conciencias, la desinformación, la manipulación de la realidad objetiva. Desanimando los ánimos subversivos del pueblo, y al mismo tiempo, dotándole de modelos de vida inalcanzables, filosofías baratas y entrenamiento que desgrane su intelecto. El objetivo es, pues, crear autómatas alienados con el sistema que crea el capital. Hacer del control de la televisión, su único gesto democrático: la ilusión de elegir que salta de la pantalla a la falsa democracia de urnas y balas que proponen los capitalistas.

Luego entonces, teleSUR a lo largo de sus 10 años de vida ha sabido contrarrestar a la ideología del imperialismo. Paso a paso, tejió en el sur del continente una red de información que ha logrado devolver a las audiencias su libertad cultural. Su programación es única en el mundo. Aviva la identidad latinoamericana, denuncia los atentados contra la clase obrera. Se ha convertido en el núcleo de verdad frente a cualquier contingencia continental. Cuanta falta nos hace en México que se libere su señal. Pero ese día no está lejos, porque la espada de Bolívar no tiene límites tecnológicos.

Felices 10 años compañeros y compañeras. Gracias Yeimy Ramírez, gracias Aissa García, admiradas compañeras, que me pusieron a navegar felízen este mar digital que brotó del corazón del comandante Hugo Chávez. Mar sin puerto, cuyo único destino posible es un mundo libre, justo y socialista, y en medio de todo ello, la señal de teleSUR brillando como un arcoíris.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista, escritor y bloguero mexicano. Especializado en periodismo narrativo sobre contracultura, terrorismo mediático, movimientos sociales e insurgentes. Analista político sobre el polo comunista internacional y de países no alineados.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.