Amenaza usual y terrorismo humanitario

Se desató la jauría internacional para estrangular la economía venezolana, bajo los dictámenes del retroconservador, Donald Trump. Esta jauría consiste en una ofensiva de sanciones individuales contra funcionarios del y colectivas contra Estado venezolano, como forma de chantaje e intimidación, mientras se protege a corruptos prófugos y a narcotraficantes en suelo estadounidense y sus colonias (Colombia, Perú, Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile), además de la Unión Europea (UE), desde donde se siguen los dictámenes imperiales, en una franca sociedad de rapiñas, para que, según presumen ellos, cuando se haga  efectiva la caída del gobierno revolucionario venezolano, ellos tengan parte en el reparto del botín, con sus correspondiente cuotas de petróleo, minerales y riquezas materiales.

Amenaza usual y terrorismo humanitario

Por otra parte, está la ofensiva del estrangulamiento y cerco terrorista económico contra la República Bolivariana de Venezuela, la que cuenta con la participación directa de la banca internacional y sus llamadas “Calificadoras de Riesgo”, entre las que la triada corrupta con fines políticos, conformada por Moody’s, Standard & Poor's y Fitch, destacan por ser las que, desde las reglas depredadoras del capitalismo imperial, han venido practicando un cerco contra Venezuela, aunque de manera fallida, porque la República venezolana no ha caído en lo que ellos llaman “default”, que no es otra cosa que “insolvencia económica”, es decir, la incapacidad para pagar, razón por la cual, estas calificadoras de riesgo, actúan en concordancia con la banca internacional, como el CitiBank, entre otros, que han congelado cuentas de la nación venezolana y han suspendido transacciones y flujo de dinero en ellas ahorrado, mientras que estos bancos sirven de lavadoras y canal expedito, para que los corruptos y narcotraficantes, como Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos y Mauricio Macri, lleven a feliz destino sus capitales mal habidos hacia paraísos fiscales, en donde también Donald Trump ha acostumbrado a proteger sus capitales, cada vez que declaraba en quiebra a las empresas que él destrozaba, sacando jugosas ganancias, además del negocio de la trata de mujeres.

El caso es que el terrorismo económico internacional y el del suelo patrio practicado contra Venezuela, no puede llamarse de otra manera más sutil, porque el “terrorismo” consiste en la práctica violenta de  lucha política, con el fin de destruir la estabilidad política de Venezuela y liquidar la revolución bolivariana, socialista y chavista que lidera Nicolás Maduro, en un clima de inseguridad e inestabilidad económica, desde las distorsiones que imponen en el mercado de divisas con la plataforma Dólar Today.

Esta forma de terrorismo económico se caracteriza, fundamentalmente, por ser programada, articulada y conducente a unas consecuencias predecibles, medibles y cuantificables, razón por la cual, entre otras, el atribuirle consecuencias o efectos de “inducción” es totalmente erróneo. Este terrorismo económico, además, es manejado mediáticamente y sobre la base de un solo discurso, creíble y hasta utilizado, por tirios y troyanos, como aquella expresión  de la “amenaza”, locución infeliz con la que el endorracista y genocida Nobel de la Paz, Barack Hussein Obama, emitió la declaración bélica, llamada Executive Order (Orden Ejecutiva) contra la República Bolivariana de Venezuela, en la que nos declara “...una amenaza inusual”, ritornello que han seguido en estos días recientes, la embajadora de EE.UU. ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y los embajadores de relaciones exteriores que desde la UE aprobaron sanciones contra Venezuela, obedeciendo los mandatos del retroconservador.

En este orden de prepotentes y arrogantes políticas y discursos contra la nación venezolana, están enmarcados organismos como Cáritas de Venezuela y Amnistía Internacional, cuyos dirigentes, comprometidos en el derrocamiento de Nicolás Maduro, atenidos al refrito de que el gobierno venezolano es “una amenaza” y de una supuesta e inexistente “crisis humanitaria”, ofrecen una falsa ayuda en alimentos y medicinas, para venderle al mundo que “el Pueblo venezolano se está muriendo de hambre y enfermedades”, obviando, por ejemplo, la efectividad en aumento de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), el refuerzo de atención médica, medicinas e insumos para la salud en todos los Centros de Diagnóstico Integral (CDI), clínicas populares, Barrio Adentro I y II, equipamiento, modernización y construcción de hospitales con tecnología de punta, etc., pero Cáritas y Amnistía Internacional callan, como buenos cómplices que son, el bloqueo y boicot que tienen los complotados en el festín del golpismo internacional, en donde,  por ejemplo, en puertos de Europa, en EE.UU., México, Brasil, Panamá, Colombia y Argentina, cuando  no retienen, pues, ralentizan los embarques de los containners repletos de alimentos y medicinas que la república venezolana ha comprado y pagado con anticipación, para atender la salud, alimentación y bienestar de todas y todos los venezolanos. 

Esa es la tal ayuda humanitaria de dichos organismos internacionales, mientras callan la hambruna en el Norte de Santander (Colombia), además de los índices exclusión, ausencia de derechos humanos, tasas de pobreza extrema, enfermos, trata de personas y mortalidad infantil en el Perú, Brasil, México, Costa Rica, Colombia, Chile y en ciudades del llamado primer mundo, como New York, Madrid y París, entre otras tantas.

Ahora bien, las respuestas del gobierno revolucionario y de los miembros de los países del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, han sabido conjurar este tipo de amenaza usual y “terrorismo humanitario” (evidente paradoja), que adelantan el gobierno estadounidense, junto con sus socios imperiales de la UE y sus colonias de lacayos con pena étnica.

Ante este emerger de nuevas formas de relacionamiento económico, con la solidaridad de los países del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, la respuesta, sabemos todos, del imperialismo internacional, para imponer su canibalismo capitalista, no se hace esperar, razón por la cual, ellos apelarán al expediente del terrorismo físico y la violencia armada, en la medida en que nuestros pueblos emancipados nos alejemos de su radio de influencia y dominación, obviando ellos que no estamos solos en el concierto mundial.

Hoy, en Venezuela, pese a todo terrorismo económico, se perfilan nuevas oportunidades y perspectivas económicas, con un nuevo relacionamiento y en franco cambio en nuestras relaciones sociales de producción, lo que ha traído consigo el que los más débiles e inermes de nuestro Pueblo venezolano están alcanzando niveles de atención del gobierno revolucionario, que les están permitiendo, a su vez, que el Pueblo se empodere, para pasar a nuevos estadios de desarrollo económico, político y social, a partir de una nueva economía productiva y solidaria, en una nación de paz y ecosocialista.

En fin, la jauría no esperaba las respuestas del gobierno revolucionario que preside Nicolás Maduro. Y, esta jauría tampoco ha sabido interpretar al Pueblo venezolano. Por tanto, la amenaza usual de EE.UU., sus aliados imperiales de la UE y las colonias lacayas, se profundizan. Y las respuestas inusuales del Pueblo venezolano, bajo el liderazgo del chófer de autobús, también. Seguimos venciendo, tal y como sucedió en el Consejo de Seguridad de la ONU y en las negociaciones por la reestructuración y renegociación de la deuda externa venezolana, a la que las hienas no han querido dejar pagar y se pagaron. Así que no hay “medio default”, ni default por parte de Venezuela. sino el fracaso de la jauría internacional. En cambio, en EE.UU. sí hay insolvencia económica, por lo que están echándonos a sus perros de la guerra, mientras siguen emitiendo papel inorgánico de dólares. Aconsejo comprar Dollar TT,  CUC (Peso convertible Cubano), Yuanes, Rublos, Sucres y Bolívares, los que sí tienen respaldo en oro y otras riquezas.
 
Notas necesarias:
- El efecto de la declaración de Independencia de la República de Cataluña, se extenderá en los próximos días al País Vasco, Escocia e Irlanda. Las monarquías española e inglesa rodarán, junto con Rajoy y May.

- Duele que Irak e Irán sean víctimas de la naturaleza. Hoy, lloramos junto con ellos, a las decenas de nuestros hermanos muertos. La solidaridad del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, no se hará esperar.

- Siguen las masacres en Palestina, mientras EE.UU. y la UE están preocupados por derrocar a Nicolás Maduro. Si la ONU sólo hace control de daños, adelantemos una Fuerza Multinacional del MNOAL, que lleve la paz a nuestros pueblos oprimidos por los imperios.

- En Venezuela, el Bono Aguinaldero de quinientos mil bolívares (Bs. 500.000,oo) es una realidad que viralizada, que con el Carnet de la Patria se ha hecho realidad. Hay opositores radicales que en su momento se negaban a sacar su carnet. Hoy, piden una oportunidad y ser beneficiarios de tantas cosas buenas, nacidas del Poder Popular. Estoy seguro de que el Presidente  Nicolás Maduro y su Vicepresidente Ejecutivo, Tareck el Aissami, algo bueno y novedoso idearán para que los opositores, también se beneficien, además del  diálogo, paz y sana convivencia. En todo caso, son, por ahora, más de cuatro millones de hogares beneficiados. “Prendan la luz, que es diciembre”.
 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.